Argentina,


Anécdota de José Luis Rodríguez (Cantante Silvestre - Buenos Aires - Argentina)

Querida Susy:

Hace 30 años Jorge y yo compartimos discográfica, los dos éramos artistas de MH (Music Hall en Uriburu 40 de Bs. As. - Argentina) y una rivalidad inventada, los años pasaron, seguimos caminos diferentes y él se radicó en México. Después de muchos años nos volvimos a juntar, estuvimos a punto de hacer negocios juntos. Yo me dediqué más a escribir para TV y Teatro y a actuar junto a mi esposa Verónica Vieyra.

Con SABU habíamos planeado hacer algo en la TV azteca o Televisa, como actor, director o escritor. o todo junto. lo bueno es que nos hicimos amigos , conocí a Josefina, una mujer encantadora. Estuvieron cenando en mi casa del

Delta de Tigre (Buenos Aires - Argentina) un año antes de su sorpresiva desaparición, que todavía hoy no la puedo procesar y me niego por absurda e injusta.

De los buenos artistas siempre queda su esencia y me alegra saber que a través tuyo y la gente que lo sigue, sin duda SABU estará feliz por haber dejado su música para que nosotros podamos recordarlo y mandará permanentemente su energía más mágica y mística para que continúen adelante. Jorge está siempre en el recuerdo del público a través de una imagen. una canción o una historia de vida. Los verdaderos artistas quedan. Un abrazo.



Anécdota de Cris Manzano (Cantante - Buenos Aires - Argentina)

Hola Susy, ¿Cómo estás?

Qué gusto me da contarte algunos momentos que pudimos compartir con SABU.

Cuando uno comienza a hacer memoria, los buenos recuerdos aparecen solos. por ejemplo cuando estuvimos juntos en un programa, allá, a fines de los 60' y yo

participaba con mi Grupo, casi debutando también él cantó una canción que me gustó mucho llamada "Toda mía la ciudad", me impactó y seguro todos sus fans recodarán, ese fue mi primer contacto con SABU, tendría a lo sumo 20 años o un poco menos.

Y así afloran los recuerdos de cuando coincidimos un verano en Punta del Este, donde ambos nos encontramos por casualidad y compartimos un partidito de fútbol en la playa y alguna salida junto a otros amigos comunes, entre ellos sus productores y lo pasamos muy bien.

Luego, ya en los 90' tuvimos una linda charla por teléfono cuando estuve en México, aunque no pudimos vernos por cuestiones laborales.

En los últimos tiempos nos contactábamos mucho por mail, y él, siempre generoso me daba un montón de nombres de Empresarios Artísticos en Colombia, sobre todo, para que yo pudiera realizar actuaciones en ese país y otros más de América Latina.

También en 2004, en una corta estadía en Buenos Aires, hicimos planes y contactos para que él cantara nuevamente en Argentina, cosa que lo entusiasmaba mucho y lamentablemente no pudimos concretar.

Estas son por ahí, pequeñas anécdotas para recordar a un Gran Hombre , momentos que llevaré siempre en mi y con mucha alegría como seguramente, le gustaría a mi AMIGO SABU.

Un beso y hasta pronto.



Anécdota de María Elizabeth Suárez (Guayaquil - Ecuador)

Hola, soy una gran admiradora del Príncipe SABU desde la primera vez que lo vi, que fue el 08 de Octubre de 1974 cuando vino también por primera vez a mi país, y se presentó en mi ciudad, Guayaquil, yo no tuve esa vez la oportunidad de poder ir a verlo, aunque sí pude leer al otro día en el periódico que su éxito y carisma fueron arrolladores, que los aplausos eran interminables y él quedó tan feliz por la calidez del público Ecuatoriano, también, según decían las noticias se habían agotado las localidades y como tanta gente quedó sin poder disfrutar de su espectáculo, SABU prometió volver. Así lo hizo, él siguió viniendo en los años subsiguientes, pero a mi ciudad solo para promocionar sus discos y hacer especiales de televisión.

Nunca pude verlo de cerca, no tuve esa dicha de poder estrechar su mano o saludarlo, ojalá hubiera tenido esa oportunidad, pero eso no fue impedimento para admirarlo y quererlo desde lo más profundo de mi corazón, no solamente como cantante sino también como ser humano. SABU está y estará en mis recuerdos y por sobre todas las cosas en mi corazón cada minuto de mi vida.

TE AMO mi SABU y siempre seguiré escuchando tu música.


Anécdota de Bárbara Bourse (Cantante- Bs. As. Argentina - Integrante del Dúo Argentino "BARBARA Y DICK")

Querida Solcito, este es mi recuerdo para Jorge (SABU)

Cómo lo conocí. 

Éramos muy jóvenes, compartíamos el mismo productor discográfico así que con frecuencia nos veíamos.

Pasaron muchos años...

Fue en Colombia y el recuerdo de un gran compañerismo; viajaba por primera vez al exterior sola, me presentaba sin Dick.

Era el aniversario de un Centro comercial muy importante, yo abría y el cerraba el evento, el lugar estaba a mas no poder, muchísima gente....

Tenia los temores lógicos, fueron tantos años junto a Dick! detrás del escenario junto a SABU escuchábamos la

presentación del maestro de ceremonias, Sandro Muñoz, prestigioso locutor de la emisora Caracol , "La voz de Colombia".

Era interminable la historia y elogios al dúo y yo debía salir SOLA, y después de tal preámbulo, fue cuando él me abrazo y me dijo:

"- Qué miedo podes tener cuando la gente te ama tanto??-"

Yo sabia que la imagen del dúo era muy fuerte. casi hasta me dio un empujoncito y salí... sentí una ovación y cuando terminé de cantar, estaba él con varias personas esperándome con un guarito en la mano y un vaso de agua en la otra. (Guarito: aguardiente, bebida típica colombiana). 

De SABU, no dejo de recordar y apreciar su sensibilidad, su carisma y el amor entrañable de su público (que era recíproco) que lo seguirá amando por siempre.



Anécdota de Carolina Pérez Fuentes (Lima - Perú)

Hola, mi nombre es Carolina y soy de Lima, Perú.

Quiero contarles que desde muy niña admiro a SABU aunque no tuve la suerte de conocerlo personalmente, pero eso no fue impedimento para adorarlo y amar su música.

¿Cómo olvidar lo feliz que era cuando salía un nuevo disco? Siempre veía la forma de juntar mis propinas para adquirirlo, muchas veces me quedaba sin refrigerio en el colegio pero no me importaba si al final tenía el mayor tesoro en mis manos.

Cuando cumplí quince (15) años, mis padres me dieron el mejor regalo que pude recibir en mi vida, el disco de SABU, titulado "Carolina y yo", la siento mía porque lleva mi nombre y cada vez que la escucho no puedo evitar unas lágrimas.


Siempre en mis oraciones le pedía a Dios que me diera la oportunidad de verlo cantar en un escenario, aunque sea en un video... Y Dios puso en mi camino a Janeth Morales de Colombia, quien me ayudó a cumplir mi sueño, nunca la voy a olvidar.

 

GRACIAS SABU por tanto amor que nos diste con tu hermosa voz y tus bellas canciones, siempre te llevaré en mi corazón, no te fuiste, estás con nosotros, tus admiradores, ahora, gracias a ti, tengo la oportunidad de conocer a personas muy lindas de diferentes países a las que quiero mucho... ¡Ves lo que lograste! Que Dios esté contigo...



Anécdota de Mary Sosa (Montevideo - Uruguay)

Te digo la verdad Solcito, cada vez que entro a la página no puedo evitar llorar. ¡¡¡Se vienen a mi memoria tantas cosas!!! . Aunque te parezca mentira, mi historia personal está unida a la historia con mi ÍDOLO, que lo sigue siendo y lo será hasta el día de mi muerte. Cuando el 25 de agosto de 1975 recibí un beso suyo en mi mejilla después de una actuación acá en Montevideo (Casa de Galicia) que lo esperé por la salida trasera, y ¡¡¡NO HABÍA NADIE, SÓLO YO!!! (están de testigos los que lo acompañaban ese día), parecía un sueño con mis 17 años. Conversamos un poco, pero me alcanzó. A fines de ese año conocí al que es el padre de mis hijas. Oh, casualidad!!!, físicamente 90% parecido, delgado, pelo largo oscuro, 1.72 altura... Lo conocí en la playa, me puse a cantar "Pequeña y Frágil" y me acompañó, ¡¡¡TAMBIÉN LE GUSTABA COMO CANTABA SABU!!!. Me casé en 1978 (15 de Septiembre) el año en que SABU se fue para México, y a partir de ahí, no tuve más noticias de él, porque la vida te lleva por otros caminos, me dediqué a mis hijas, al trabajo y dejé de lado algunas cosas, pero siempre siguen en el fondo del alma sin olvidar. Pasaban los años y yo pensaba, qué sería de su vida, cómo estaría físicamente y no supe mucho, hasta el día de su partida (2005) que coincidió que después de tantos años también finalizó mi matrimonio, porque a los pocos días de partir físicamente mi querido Príncipe, mi esposo se fue para España (lo decidimos juntos) por temas económicos, con la promesa de volver y el destino quiso que no regresara, porque decidió quedarse lejos y no lo he visto más.

Es para mí una historia paralela, con la gran diferencia que cuando lloro por mi SABU y escucho su voz, es de alegría por todo lo feliz que me hizo y me sigue haciendo,




también un poco de melancolía porque físicamente no está entre nosotros y no puede continuar con sus canciones, pero a través de la Página , vi que el pasar de los años no lo han cambiado mucho, con canciones que para mí son nuevas porque no las conocía y de mis recortes de revistas que guardo, sus fotos y sus discos, está VIVO!!!, y así seguirá en mi corazón.

Me miro al espejo y ya no soy la misma, el pasar del tiempo me ha cambiado en varios aspectos, pero puedo asegurar que lo único que no pudo hacer, ese que no se detiene, es cambiar el sentimiento de amor hacia mi SABU porque es el mismo desde hace 37 años en que escuché

por primera vez, cuando tenía 13, su "ÉL o YO", y desde ese día, me enamoré de su voz, de su presencia, de su forma de ser, y por supuesto. de su sonrisa.

Gracias por continuar mi historia con mi ÍDOLO a través de "SABU, EL CIELO Y YO", sin paralelismos ahora

Un beso grande.



Anécdota de Marlene Díaz (Bogotá - Colombia - Residente en West Jordan, Utah, USA)

Hola querida amiga Susy:

Me llamo Marlene Díaz, de Bogotá, Colombia, pero ahora vivo en West Jordan, Utah. Llegue a los USA en el año 1982, a la edad de 20 años.

Desde los 14 soy admiradora del Príncipe SABU. Todo comenzó un medio día del año 1975, cuando yo estaba



alistando mi uniforme del colegio y uno de mis hermanos mayores compró un disco, de esos pequeños con una canción por cada lado, y escuché la canción: "Oh, cuanto te amo", nunca antes la había oído, me gusto y le pregunté quien la cantaba, me dijo SABU, le pregunté quien era él, me dijo, un cantante argentino. Dio la casualidad que en esos días él se estaba presentando en Bogotá y su foto aparecía en los periódicos, desde ese momento cambió mi vida, SABU me flechó y empecé a averiguar todo sobre él y Argentina.

Con el dinero que me daba mi papi para el almuerzo del colegio yo compraba sus discos, estaba pendiente de las entrevistas que le hacían en la radio y las grababa, como aún no había VCR, grababa en cassettes sus presentaciones en televisión.

En otra ocasión que SABU estuvo en Bogotá, averigüé el número del cuarto del hotel en donde estaba, le pedí a una de mis cuñadas que me acompañara y cuando estábamos a punto de subir al ascensor, el ascensorista nos preguntó adonde íbamos, cuando le dijo adonde no nos permitió pasar porque no éramos huéspedes del hotel.

A los 15 años no tenia mucha experiencia para salirme con las mías, pensaba que todo iba a ser muuuuuy fácil. Salí desanimada.

Cuando tenia 16, recuerdo como lloré cuando supe que el se había casado con una azafata, un matrimonio que duró muy poco.

A los 19 años, en el mes de diciembre, me encontraba algo enferma, mi novio, quien ahora es mi esposo, me pidió que lo acompañara a hacer una diligencia, el venia de California y no conocía mucho las direcciones, le dije que no podí ir porque no me sentía bien, él, muy comprensivo, aceptó y se fue con mi hermano menor.

En ese momento, en la radio, dijeron que SABU estaba haciendo una visita espontánea a Bogotá y que iba a estar en Inravisión, una estación en donde grababa programas de televisión. Cuando escuché eso, inmediatamente me pasó el dolor que tenia y me fui para el centro que quedaba como a media hora de mi casa. Llegue al lugar y no vi a nadie, entré a unas oficinas y me dijeron que ellos no sabian nada de que SABU estuviera, una señorita averigüó y le dijeron que probablemente estuviera en el Hotel Tequendama, adonde siempre se hospedaba, pero que lo más probable sería que ya se hubiera ido.

Otra vez desanimada, decidí irme al almacén de mi papi y cual seria mi sorpresa cuando al poco rato llegó mi novio!!, él esperaba cualquier cosa menos verme ahí, si me había dejado enferma, le expliqué lo sucedido y me dijo que solamente SABU me podía alentar.

Desafortunadamente, yo nunca tuve la dicha de ir a uno de sus conciertos, salí muy joven de mi país y no tengo conocimiento de que se haya presentado en Los Ángeles o en Utah, siempre les preguntaba a mi familia por él y ellos me mandaban sus nuevos discos y a través de la distancia siempre seguí siendo su fiel admiradora.

Aunque era muy poco lo que escuchaba de SABU, sabía que él de alguna manera seguía llevando su música.

Cuando supe de su partida, estaba enferma de una gripe muy fuerte, no podía creer lo que estaban diciendo, mi adorado SABU se había ido a los brazos del Padre Celestial. Ahora tengo el consuelo de que ya que no lo pude conocer aquí, en la tierra, podré conocerlo en la otra vida.

Gracias mi Príncipe por haberme dado momentos inolvidables, fuiste un ángel que cayó del cielo para alegrarnos y de esa misma forma, como ángel, regresas al cielo para seguir cantando con todos los angelitos.

Te amo y siempre estarás vivo en mi corazón.

Con amor de una admiradora que nunca te olvidará,

Marlene



Anécdota de Gustavo Pérez - Periodista de Cali - Colombia (Residente en Ciudad Juárez - México)

Hola Susy!!! 
Me siento verdaderamente honrado de dejar estas palabras. 
Desde muy niño, SABU fue uno de mis cantantes favoritos y cuando algún amigo me comentó que había leído algo acerca de su muerte, me negué a creerlo. Por eso, me dio gusto ver tu página y, como dices en ella, sentir que aún vive con nosotros porque su música nunca va a dejar de estar en nuestros corazones y en nuestra mente. 

Te cuento que soy periodista y durante ocho años trabajé para el Diario El País , de Cali. Sin embargo, desde hace nueve años me retiré del periódico y de toda actividad periodística y me radiqué en Ciudad Juárez, México, donde vivo actualmente.
 
Entrevisté a Sabú cuando fue a FESTIBUGA e hizo el lanzamiento de unos de sus últimos discos, el que contenía dos canciones que me gustaron mucho, pese a que no tuvieron mucha difusión radial: "Con quién vas a pasar esta noche" y "Si yo fuera mujer". De su presentación en FESTIBUGA recuerdo con especial emoción que fue el cantante invitado a cerrar la noche inaugural del festival



y fue realmente apoteósico. Como se lo merece un grande, el público de la Concha Acústica cantó todas y cada una de sus canciones y lo despidió de pie cantando "Vuelvo a vivir, vuelvo a cantar", que era una manera de decirle al público que después de muchos años, seguía de pie y teníamos Sabú para muchos años más, como efectivamente lo tuvimos y tenemos aún. Ese día salió completamente vestido de negro, y con la seguridad que tienen los grandes artistas, fue realmente extraordinario en su concierto. Lastimosamente, no guardo el audio de la entrevista porque muchas de mis cosas se quedaron en Cali, pero sí tengo conmigo unas fotos que le tomé yo mismo en su presentación y las cuales comparto contigo y la gente de esta página.
 
De su entrevista recuerdo dos cosas muy bonitas : La primera, que empecé a preguntarle por algunas de sus canciones más conocidas y le dije: "¿Qué es lo primero que te viene a la memoria cuando hablas de cada una de las canciones" y me dijo que con "Vuelvo a vivir, vuelvo a cantar" tuvo la primera oportunidad de hacer lo que él realmente quería musicalmente hablando, que ya su carrera había avanzado y la disquera ya confiaba en él y en su música y con esa canción lo dejaron expresarse a plenitud.
 
Al terminar la entrevista, puso una cara de asombro y me dijo: "Me sorprende que seas una persona tan joven y conozcas todas mis canciones". No pude menos que sonreír y confesarle: Es que me gustan mucho tus canciones... Y es que no es cuestión de edad, sus canciones les gustan a los jóvenes de los 70 tanto como a los jóvenes de hoy. Tengo una foto que me tomé con él mientras le hacía la entrevista, pero esa se quedó en mi casa materna en Cali, así que no te la puedo compartir.
 
Pero con este correo te envío las que tengo y espero que te gusten y que nos ayuden a ti y a mí a conservar siempre vivo el recuerdo y la voz de un grande de ayer y siempre que con su música dejó una huella imborrable en nuestros corazones : SABU siempre es y será un artista irreemplazable en mi discoteca personal.
 
Cuídate mucho y de nuevo, gracias por tu página... Si recuerdo alguna otra anécdota, te la haré llegar. 
Con cariño desde la distancia, una persona unida a ti por el recuerdo de un gran cantante.
 
GUSTAVO PEREZ



<<< Volver M.ás>>>


Diseños Web